Skip to content

La hermoso experiencia de tener un hijo varón

Quedar embarazada es un momento inolvidable e increíble en nuestra vida y si este bebé que esperas es un niño no te imaginas pues lo maravilloso que será. Este niño vendrá a imponerse en tu vida y a cambiarlo todo. Vendrá a llenarte de amor y de luz, vendrá a enseñarte grandes cosas y a hacerte muy feliz. Tener un niño es una experiencia reveladora de la que nunca podrás imaginar hasta que te suceda en carne propia. Pero cuando esto pase realmente no querrás que haya sido diferente.

¿Por qué es genial tener un hijo varón?

La realidad es que tener un hijo es algo hermoso y magnífico, es algo revelador, es algo nuevo y también es algo drástico para la vida pues será un punto de inflexión en tu mundo tanto como persona y como mujer. Ahora de tu vida dependerá un ser vivo, ahora de ti dependerá un hijo que te necesitará para todo en un gran comienzo y que toda la vida estará profundamente unido a ti y la verdad es que en este principio una nunca está preparada para ello pero lo hace. Una si se entrega a la maternidad lo hace a todo terreno, aunque tener un hijo varón no es de lo más sencillo del mundo, traerá consigo grandes misterios que deberás resolver, grandes conflictos a los cuales enfrentarte pero te aseguró que todo será maravilloso y satisfactorio al final. Cuando veas sus ojos, conectarás como nunca antes. Cuando tengas tu hijo varón entenderás que el hombre de tu vida será el, entenderás que ese pequeño niño es el que se ha ganado verdaderamente tu corazón, que siempre lo amarás sin importar nada, que tu alma estará con él por siempre y que querrás cuidarlo y amarlo para toda tu vida.

Tener un hijo varón es sensacional porque podrás enseñarle todos los valores que tiene que tener y le enseñarás cuál es la forma correcta de tratar con una mujer. Pues tú serás la primera mujer con la que él se vincule, tu serás su referente como mujer y como madre. Por lo tanto el niño crecerá viéndote y aprenderá mucho de todo aquello que le muestres y le enseñes a lo largo de su vida. Ese pequeño niño algún día se convertirá en un gran hombre y qué mejor si tu le has enseñado la importancia de respetar a las mujeres, la importancia de valorarlas y de cuidarlas. Además serás la responsable de enseñarle otros valores como el respeto, la amabilidad, la honestidad, la independencia, la sinceridad, la bondad, la solidaridad, la amistad, el compañerismo y muchos más. En un mundo aún balanceado a favor de los hombres en el cual las mujeres no tenemos los mismos derechos es importante crear un individuo masculino que tenga en claro desde el principio, desde sus primeros pasos y desde su hogar que las mujeres merecen lo mismo que los hombres. Aunque esto parece algo obvio, muchos no lo tienen en claro y aún la sociedad tampoco. Así que de alguna manera además de enseñarle a ser mejor a tu pequeño hijo también estarás aportando a la causa de la igualdad de género y él será el que lleve esa bandera y pueda apoyar esa causa.

Un hijo varón una bendición de la vida

Tener un hijo varón te tomará realmente por sorpresa pues no tendrás idea en un principio cómo será su crecimiento e irás aprendiendo junto a él a dar cada paso como su mamá. No podrás recurrir a tus memorias de crecer como una niña, de los juegos que te divertían, de los vestidos que te ponías. Hay ciertas cosas que un hijo varón no querrá hacer pues por eso es que ambos aprenderán de cero a trabajar en equipo. Ambos aprenderán a descubrirse, interpretarse y amarse de la forma más profunda que puedas imaginar. Este pequeño niño también te hará reír, te cambiará aquellos días difíciles o de poca energía, esos días grises en los que te sientes algo mal o débil, él te dará fuerzas para que puedas lograr todo aquello que quieras, te impulsará a tus propios deseos y te acompañará a que los realices.

La existencia de este niño te llenara de abrazos, de satisfacciones, de aprendizaje, de luz y de armonía. Podrás compartir con él grandes cosas y nunca querrás estar lejos suyo. Podrás además enseñarle a ser independiente y a hacer sus cosas por sus propios medios; a colaborar con su alrededor  y ser solidario con las personas; a expresar su amor y a decir lo que piensa con sinceridad y respeto; a enseñarle a defenderse y cuidarse a sí mismo y a sus seres queridos; a tener convicciones; a elegir; a soñar; a amar y muchas otras cosas más. Tú serás el pilar de este maravilloso hombrecito, su sostén, su mayor compañera y cómplice de esta gran aventura que es vivir. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies