Es madre, tiene esposo y novio al mismo tiempo: “Nuestros hijos saben todo”

Hace ya un tiempo hablaron con su esposo y decidieron tener lo que se llama una “relación abierta”.

Anuncios

Lo cierto es que Laura tiene tanto marido como novio. El primero sería una pareja de carácter más afectivo y el segundo puramente sexual. Por extraño que parezca esto no es ningún secreto en la familia y hasta sus hijos lo tienen claro.

El cambio en la relación se dio cuando la pareja ya llevaba unos buenos 10 años de casados. Dos de sus hijos eran algo mayores y los dos más chicos ya habían dejado de ser bebés. Las actividades maternales habían menguado lógicamente y parecía el momento ideal para un cambio.

La idea tuvo origen cuando Laura comenzó a acercarse al feminismo.

Mamá con marido y novio al mismo tiempo no duda en revelarlo

Anuncios

Cuando se conocieron, Laura y Andrés compartían grupo de amigos. Ella tenía 16 años y el 23. Solían ir a muchos lugares juntos y no pasó mucho tiempo hasta que se dieron cuenta que se gustaban y comenzaron una relación.

En el año 2003 decidieron mudarse juntos con planes de comenzar su propia familia. Fue así que también se casaron y comenzaron a poner en marcha sus planes de tener hijos.

Hace 13 años nació el primero de ellos y los que lo siguen tienen 11, 9 y 7 años. Los cuatro nacimientos se dieron cuando el tema de la pareja abierta todavía no estaba siquiera planteado.

“Estamos juntos hace casi 20 años y nos amamos. Siempre tuvimos una excelente relación. A diferencia que la mayoría de las parejas “abiertas” que conocemos, nosotros no tomamos la decisión para “salvar la pareja”. 

La decisión tuvo que ver más con cuestiones políticas que la animaron a Laura a revelarse en contra del concepto de monogamía establecido.

Anuncios

“A medida que me iba sumergiendo más en el movimiento no pude evitar preguntarme si en realidad yo era un límite para la persona que amo. Quizás, viviendo bajo las relgas de la monogamía estaba privando a una persona a generar vínculos valiosos y enriquecedores con los demás” cuenta Laura.

La idea de autonomía se fue haciendo cafa vez más fuerte con la militancia.

“Hemos llegado a creer que no respetar las libertades individuales del otro es un signo de amor. No dejar que la persona con la que estoy bese a otro significa que lo/la quiero. Bueno, para nosotros amar está muy lejos del sentimiento de posesión”. 

Cinco años atrás fue la primera vez que decicidieron probar vivir en estos nuevos terminos. Ambos confiesan que la principio fue un desafío, como toda experiencia nueva. Sin embargo, la responsabilidad ideológica fue más fuerte.

Los hijos

Anuncios

“La mayoría de las parejas que deciden dejar de ser monogámicas no tiene hijos. Y es que la imagen de una madre siempre es desexualizada. Imagínate qué piensan aquellas personas que no están a favor del poliamor cuando ven que quien lo practica es una madre” dice Laura.

Por su parte, esta pareja atravesó una larga etapa sin confesar nada a sus hijos. Pero, a medida que fue pasando el tiempo no tardaron en darse cuenta solos.

Más allá de todo, Laura y Andrés fueron educando a sus hijos en materia de relaciones y a ninguno de ellos le costó entender qué era lo que estaba pasando. 

Luego de charlar con ellos y explicarles que sus padres son felices y no se mienten el no al otro todo quedó de maravilla. Ahora, la pareja asegura estar pasando por su mejor momento y no se arrepienten de haber tomado esta emocionante iniciativa. 

¿Es correcto practicar el poliamor o no? ¿Podrías tener poliamor?

Fuente: https://www.infobae.com/