Una madre soltera escribe una imperdible y valiente carta al padre de su hijo

Si bien el momento en la vida de tener un hijo es lo más importante que nos ha pasado, hay padres que lo entienden de diferentes formas.

Anuncios

Muy común es encontrar madres con hijos que no han podido desarrollar su familia, porque el momento del nacimiento el padre desaparece.

Sabemos que tener un hijo puede resultar una tarea agotadora y difícil. Es muy común en los hombres, no asumir esta responsabilidad, tener miedo a este cambio y tomar el camino más fácil que es el de desaparecer.

A pesar de ello, hay mujeres muy valientes, que están dispuestas a todo, y sin titubear deciden enfrentarse solas a este momento y lo entienden como un gran desafío.

Anuncios

Es por todo esto, que hemos elegido esta hermosa carta que compartiremos con ustedes, de una valiente mujer que decide escribirle al padre de su hijo de una forma muy especial.

Carta de una Madre Soltera Valiente al Padre de su Hijo

Recuerdo el día que te conté de mi embarazo, tu cara, tu emoción y esa forma que tuviste de hacerme creer que te importaba.

Pero esa alegría se transformo en una falta de interés, falta de apoyo y con el tiempo en abandono. Pero sabes que? yo ya lo sabia!!!

Anuncios

Siempre supe que no serias capaz de sacrificarte en tu libertad, que lejos estabas de dejar de lado tu vida y mucho peor en aceptar ser padre.

El embarazo fue agridulce, porque tu no estabas a mi lado, pero fuiste tu el que te perdiste las ecografías, fuiste tu el que no escucho su primer latido, y fuiste tu el que no sintió esa primer patadita. Pero, esa primer patadita me transformo, porque me hizo dar cuenta en ese momento que nunca mas estaría sola.

Tuve miedos, dudas, y pensé que yo sola no iba a poder, que no podría lograr criar un hijo sola. Pero, me equivoque!!! A medida que mi hijo fue creciendo mas fuerzas sentía, mas energía para seguir adelante. Su crecimiento es sentir mi alma plena, aunque tengo que reconocer que se parece mucho a ti. Y como ha preguntado, también le he hablado de su padre, pero no te preocupes, nunca mal, porque entiendo que si bien las responsabilidades te abrumaron tu también elegiste y esa elección no fue fácil.

Nunca negaré a mi hijo el derecho de saber que si tiene un padre, aunque te has perdido las grandes cosas que yo compartí con el en este camino. Pero me gratifica saber que pude hacer por dos las cosas que en conjunto deberíamos haber afrontado. Después de todo solo tu te has perdido esta etapa tan llena de amor incondicional.

Es por eso esta carta, es tan solo para darte las gracias. Pues de no haber sido por tu elección, nunca hubiese conocido el verdadero amor, que apareció en mi vida cuando nació nuestro hijo.

Gracias nuevamente, y espero de corazón que encuentres la misma felicidad que yo he encontrado al ser madre, esa felicidad a la cual tu te has negado.

¿Que opinas sobre lo que hizo el padre? ¿Y sobre lo que hizo la madre?