¿Porque el segundo hijo es más desobediente que el primero? Te lo contamos

Es frecuente escuchar a los padres decir “la educación de mis hijos es la misma, pero son tan distintos, el último es tremendo”

Anuncios

En charlas ente amigas, las mamas se excusan diciendo que les es mas difícil contener al segundo, porque o son mas rebeldes, mas inquietos o incluso no son tan respetuosos de las consignas que les dan en sus hogares.

Siempre en un hogar, se les da a los hijos las mismas reglas o educación, mantenemos la misma filosofía con ambos, pero, sin darnos cuenta, les exigimos o tratamos de diferente manera, esto es irremediable. Tanto porque al mayor se le da la responsabilidad de  asumir su rol en el cuidado de su hermano, como que también nos relajamos un poco más con el segundo, el que por lógica razón será más inquieto, o rebelde o desobediente.

Anuncios

Desarrollemos los roles en cada caso

– La Ley del Orden

Los Psicólogos hablan de la Ley del Orden, en la cual se sostiene que el orden del nacimiento influye en la personalidad de cada hijo. Esto se produce por los diferentes roles que los padres tendrán con cada uno de los hijos.

El primero lleva la carga de que es justamente, el primero, es con el cual aprendemos a ser padres. Somos novatos, y como tales le damos mayor atención, mas mimos, mas cuidados, tenemos mas miedos y hasta los sobreprotegemos.

El segundo nos encuentra mas relajados, porque la experiencia la tuvimos con el primero. Ya aprendimos lo que hay que hacer ante un cuadro febril, o una caída mientras corre, etc. El tiempo que les dispensamos no es el mismo, porque ahora ese tiempo es compartido entre dos.

Anuncios

Y así, cuanto mas hijos tengamos esa protección, miedo o aprendizaje se va diluyendo, porque ya nos consideramos expertos en el cuidado de niños, y el tiempo es cada vez menor.

– Personalidades diferentes

Al primero indefectiblemente lo haremos mas miedoso, mas responsable y le asignaremos roles a medida que crecen de mayor responsabilidad.

El segundo en cambio, no tendrá la misma atención nuestra que le dimos al primero, lo que hará que su referente sea su hermano mayor, entremezclando los celos, con esa libertad de hacer un poco mas lo que quiere. Con esto no estamos diciendo que los padres no los protegen ni los atienden, solo decimos que lo hacen de manera diferente.

No nos preocupemos si nuestro segundo hijo es:

– Menos obediente: es mas chico, y esto les genera el escudo de poder saltar ciertas obligaciones, justamente por ser los mas chicos.

– Mas rebelde: no nos olvidemos que ya existe un hermano mayor que acapara mas atención mucho antes que el, y al que considera su principal rival. De alguna manera tiene que llamar la atención, generar su propio espacio y la forma mas común es a través de cierta rebeldía.

– Menos disciplinado: probablemente seamos estrictos de mayor manera con el primero, colocando al segundo en un rol de mayor comodidad, le pedimos menos, por lo tanto el también dará menos.

Así y todo, siempre tengamos presente, que esta no es una regla que se cumple en todos los casos. O sea, el hecho de ser segundo hijo no determina que sea menos obediente, mas rebelde o menos disciplinado. Cada chico adquiere su propia personalidad y  serán en el futuro las buenas personas y con buenas estructuras, tal cual les hayamos con amor, enseñado en el seno familiar.

Déjanos un comentario y contanos cuál fue tu experiencia con tus hijos.