La parábola Budista que nos enseña a ignorar personas tóxicas para ser felices

El budismo está cargado de sabiduría, sus escritos y parábolas nos permiten crecer como personas. Solo hay que saber interpretarlas.

Anuncios

Ignorar es un arte

Se cuenta que en un a ocasión, un hombre se acercó a Buda y, sin decir palabra, lo escupió en la cara. Sus discípulos se enfurecieron y Ananda, el discípulo mas cercano, le pidió a Buda “- Dame permiso para darle su merecido a este hombre -”

Buda se limpio la cara con serenidad y le respondió a Ananda:

– No, yo hablaré con el

Unió las palmas de sus manos en señal de reverencia y le dijo al hombre:

Gracias, con tu gesto me has permitido comprobar que la ira me ha abandonado. Te estoy tremendamente agradecido. Tu gesto también me ha demostrado que a Ananda y a los otros discípulos todavía puede invadirles la Ira. Muchas gracias. Te estamos muy agradecidos.

Anuncios

– Aprender a Ignorar

Cuando decimos aprender a IGNORAR, no nos referimos a las personas porque si. Es aprender a ignorar palabras, comportamientos dañinos o actitudes que desequilibran nuestro SER INTERIOR.

Todo ser humano tiene su lado malo o bueno, trata de encontrar en el otro esa parte luminosa que nos nutrirá y aléjate de su parte negativa.

La violencia, las palabras fuertes o hirientes, no harán que la otra parte deponga su actitud, por el contrario, fomentaran peores acciones. No hay mejor forma de descolocar al otro que actuando con serenidad, y hasta lograremos hacerlos pensar y porque no provocar un cambio en sus actitudes.

Anuncios

– No a las Críticas Destructivas

Vivimos en tiempos que nos hacen andar convulsionados, correr para todos lados tratando de ganarle al tiempo. Y estas acciones nos provocan necesidades que a veces pueden transformarse en destructivas con respecto a los otros.

Necesitamos plata, trabajamos mas y queremos ser vistos para lograr ese ascenso que cumplirá nuestra meta, pero no estamos solos, hay gente alrededor que pretende lo mismo… y el hilo delgado puede hacernos caer en esa palabra que siembre una pequeña gota destructiva hacia el otro. Pretendiendo así ganar algo mas a costa de esa critica que desluzca al otro.

Este ejemplo, nos enseña que con tranquilidad, esfuerzo y buen cumplimiento podemos llegar a la misma meta, y ser personas de bien, a la que la gente querrá acercarse y seremos merecedores de una gran paz interior. 

– Nunca dejes que te maltraten

Anuncios

El maltrato tiene diferentes aristas, no solo se refiere a lo físico a través de la violencia, sino a varias formas mas; una muy común es el maltrato emocional.

Nunca hagas sentir al otro inferior, puede que algo de lo que hagas no lo puedan realizar como tu, pero seguramente habrán muchas cosas que los otros realizan y que tu no las sabrás hacer y aprenderás de ellos. 

Desvalorizar, manipular, hacer sentir inferior al otro, son actitudes que debemos aprender a borrar de nuestro ser interior;  tanto en nosotros mismos como cuando vienen de los demás.

– No realicemos malas acciones

Nunca permites que una mala acción de otro perturbe tu equilibrio interior. Nunca dejes que logre su objetivo, el cual justamente es descolocarte en determinados momentos de la vida.

Y así como no lo permites de los demás, NUNCA tengas malas acciones hacia los otros. El buen accionar te da grandeza, sensibilidad, te sentirás en paz y te generará una vida interior llena de felicidad.

¿Qué opinas sobre la parábola? ¿Te ha gustado?