5 pecados emocionales que cometes y solo te traen dolor y sufrimiento

Se puede entender a las emociones como estados afectivos que todos experimentamos y que usualmente poseen un co-relato cognitivo y de conducta bien marcado. 

Anuncios

Por otra parte es preciso decir que juegan un papel fundamental en nuestras relaciones interpersonales y nuestra adaptación al entorno. Cada vez que experimentamos una emoción también sentimos esos valores y conceptos bajo los cuales el mundo se rige; desde nuestro punto de vista.

Durante un largo tiempo no se le dio la importancia que merecían a las emociones pero ahora sabemos todo lo contrario. Son realmente parte de nuestro día a día y por eso tan importantes.

Por esto mismo hoy te queremos compartir algunos de los “pecados emocionales” que debemos evitar porque lo único que nos causa en sufrimiento y pesar. Algo que nadie quiere ni está buscando. Te recomendamos leer atentamente.

Anuncios

Los pecados emocionales que traen sufrimiento

La culpa

La culpa es definida como el sentimiento de culpabilidad debido a ofensas imaginarias o debido a que la persona siente ser inadecuada para cierto lugar.Esta emoción puede aparecer cuando comemos por demás, alguna que otra vez que pedimos asistencia a alguien en algo y varias situaciones más. La idea principal que transmite la culpa es “hice algo malo”. Esta emoción es de las más peligrosas y puede derivar en cuadros de depresión severos. Al igual que ataques de estrés y ansiedad.

Anuncios

El miedo

El miedo se hace presente cada vez que sentimos esa necesidad e impulso de escapar de algo, de alguien o de alguna situación. Esta emoción existe para que nos sintamos a salvo en ciertas circunstancias y para darnos cuenta cuando peligra nuestro bienestar. A modo de ejemplo, si nos encontramos con un animal feroz y lo identificamos como peligroso lo más natural sería experimentar miedo y salir corriendo para ponerse a salvo. Es importante saber que el miedo no es sólo físico. Sino también, podemos experimentar miedo emocional y de varios tipos más. Lo importante es enfrentar cada situación que nos da miedo con mucho valor, autoridad y confianza.

La envidia

Se hace presente cada vez que alguien carece de triunfos o cosas propias y constantemente quiere lo que los demás tienen. Está estrechamente ligada a la autoestima de una persona. Si la autoestima esta baja probablemente aparezca la envidia hacia los demás y la necesidad de compararse con el otro. Alguien envidioso no logra vislumbrar sus propias virtudes y cosas buenas entonces se le crea un vacío enorme y una angustia generalizada. Lamentablemente sentir esto puede destruir a una persona y sentir que jamás llenará el vacío que la envidia le provoca.

El enojo

La ira es algo con mucho potencial de destrucción. Cada vez que nos sentimos enojados deseamos lastimar o dañar a alguien o a algo. Y todo de forma totalmente consciente. Generalmente la ira aparece cuando nuestro temor a perder el control de alguna situación se hace presente. A su vez, la frustración por algo es un común desencadenante de los ataques de ira. También puede aparecer si presenciamos algo injusto hacia alguien y decidimos intervenir. Esta es una de las emociones más dañinas.

La exigencia

Esta es la emoción que nos pide una conducta inquebrantable y apegada siempre a todo tipo de planes. La exigencia nos hace ver el error como algo totalmente malo y nos cierra a nuevas experiencias. Actualmente la exigencia, y sobre todo la autoexigencia, forma parte de nuestras vidas constantemente. Ante una sociedad exitista y tan competitiva es imposible no sentirse frustrado en gran medida y desequilibrado emocionalmente. Lo importante es no dejar que esto nos afecte y dejar de preocuparnos tanto por el devenir. El éxito vendrá pensemos en ello o no.

Déjanos un comentario y contanos: ¿Cometes estos pecados emocionales? ¿Pensas en eliminarlos de tu vida?