8 costumbres tóxicas en la pareja que confundes con algo saludable

¿Estas convencida de que es amor? Te invitamos a ojear la lista que te compartimos hoy y comprobar qué es lo que realmente sientes por esa persona según los hábitos que identifiques como cotidianos. 

Anuncios

Es usual que las parejas tengan una idea equivocada acerca del concepto de amor verdadero. A veces confundimos algunas costumbres que creemos saludables en una pareja cuando en realidad se trata de hábitos bastante tóxicos para la misma. 

En una pareja en la cual las cosas no funcionan del todo bien siempre se da una ruptura en la comunicación. Ciertamente resulta difícil hacerse a un lado de un relación tóxica. Cuando nos vemos involucrados en este tipo de situaciones tendemos a justificar todo lo malo con argumentos basados en el amor. Creemos que esa persona tarde o temprano cambiará por nosotros.

Lo cierto es que una relación no se convierte en tóxica de un momento para el otro. Es algo que va sucediendo paulatinamente y seguro destruirá nuestra relación por completo. En cualquier pareja se pueden desarrollar hábitos nocivos para la salud de la relación. 

Anuncios

8 hábitos que parecen saludables para una relación pero en realidad son tóxicos

1. Creer que tu pareja lo es todo en la vida

Sabemos que puede sonar romántico esto. Pero la realidad es que cuando nuestra pareja “lo es todo” no estamos dejando espacio en nuestras vidas para las demás cosas que nos hacen bien. Por supuesto esto no es sano. Creer que lo es sencillamente nos resta importancia a nosotros mismos y en una relación tóxica esto puede ser verdaderamente insalubre.

2. Constante comunicación

“Siempre me llama porque no puede estar un segundo sin mí”. Esta suele ser la respuesta de aquellas personas que creen que su pareja la llama todo el tiempo simplemente por amor. Esto es algo que no debemos percibir como “bueno” par ala pareja ya que deja entrever una inseguridad y desconfianza terrible. Cuando las relaciones recién nacen esto es algo bastante tierno y bonito pero estar controlando cada segundo de la vida del otro no puede ser nada sano para una pareja. 

Anuncios

3. Creer que es tu pareja quien debe solucionar tus problemas emocionales

Por supuesto que el apoyo mutuo debe estar siempre presente en una pareja. Sin embargo, creer que nuestro compañero es el responsable de enmendar nuestras heridas emocionales es un grave error. La persona con la estamos nos puede brindar apoyo en aquellos momentos difíciles pero está claro que debemos ser nosotros los que lidiamos con nuestros problemas para poder sobrellevarlos. 

4. Creer que el otro tiene la obligación de hacernos felices

Realmente si sentimos amor por nuestra pareja nos hará feliz a cada instante. Sin embargo, cuando uno cree que es culpa del otro que no estemos contentos está jugando todas sus fichas a un color como suele decirse. Eso no puede ser nada bueno jamás. Y es que la persona con la que estamos no tiene la “responsabilidad” de hacernos felices. La felicidad en pareja se va alcanzando con trabajo mutuo y se empieza por estar bien con uno mismo.

5. Hacer todo juntos

Sabemos que compartir actividades con la pareja resulta algo extraordinario y saludable. Sin embargo hay un abismo entre lo antes mencionado y hacer absolutamente todo de a dos. Siempre el tiempo a solas en necesario y valorado. Este mismo es el respiro que después nos renueva y hace crecer nuestras ganas de pasar el tiempo con el otro.

6. Honestidad absoluta

Ciertas veces es necesario callar algunas verdades y no estar todo el tiempo diciendo absolutamente todo lo que se nos cruza por la mente. Piénsalo, tu no tienes ganas de escuchar que hoy no te ves tan bonita por ejemplo. Por supuesto que puede que él que así lo piense pero hay ciertas veces que las cosas es  mejor no decirlas.

7. Intentar una división perfecta de tareas

Las tareas del hogar deben ser compartidas. Pero, debemos saber que no es sano estar todo el tiempo pendientes de qué es lo que hizo uno y qué no hizo el otro. Estar recriminándose constantemente las cosas no puede resultar saludable para ninguna relación.

8. Demasiada protección

Si él se comporta como si fuese tu padre tú como si fueses su madre algo no anda bien. Pues, lejos estás de ser su madre y al revés. Por supuesto que un poco de cuidado es bueno y demuestra al otro que nos preocupamos también. Sin embargo, esta actitud se puede volver algo tóxica y nociva para la salud de una relación. 

Déjanos un comentario y contanos: ¿Que opinas? ¿Has pasado por estas costumbres? ¿Sabías que eran tóxicas?