Le permite trabajar a un vagabundo en su cafetería por un día. Dos semanas después él sigue allí.

Abi es la dueña de una cafetería llamada Abi’s ubicada en Minneapolis, Estados Unidos. No sólo es la dueña y fundadora sino que aún sigue trabajando todos los días en el lugar. Lo cierto es que le gusta trabajar codo a codo con sus empleados y estar ahí para lo que la necesiten.

Anuncios

Todo el mundo sabe que cuando no se cuenta con experiencia, o se tienen antecedentes legales de cualquier tipo o nuestra edad supera los 30 años conseguir trabajo es algo bastante improbable y por esa misma razón es que muchas personas acaban sus días pidiendo en la calle. Esto mismo sucedió a Marcus, hasta que un día llegó a la cafetería de Abi. 

Anuncios

– ¿No me daría un moneda?– dijo Marcus a Abi, quién estaba pasando por un período bastante complicado en el plano económico de su vida. Sin embargo, ella sabía que estaba necesitando alguien más para trabajar en su tienda, entonces le dijo al hombre: – Yo te encuentro bastante sano, ¿No te gustaría ganarte el dinero trabajando?

Marcus aceptó el trabajo inmediatamente y le hizo saber a Abi que no le gustaba para nada tener que andar pidiendo monedas por las calles, pero que sin embargo lo estaba haciendo simplemente para poder comer algo por las noches. Lo cierto es que Marcus contaba con un cargado prontuario legal, lo cual le impedía poder conseguir casi cualquier tipo de empleo y así poder sustentar la vida diaria. Al ver que además era sincero, Abi no dudó en contratarlo.

Seguramente muchos no hubiesen dado una oportunidad a Marcus pero Abi decidió abrirle las puertas de su posesión más preciada. Realmente un hermoso gesto del cual todos deberíamos aprender algo.

Anuncios

Intentar mejorar la rentabilidad del negocio no iba a ser tarea sencilla y Abi de todas maneras necesitaba alguien encargándose de la limpieza del lugar, así que Marcus fue quién tomó ese puesto de trabajo. El primer arreglo que tuvieron fue que el trabajase por la comida de cada día y, eventualmente, comenzar a pagarle un sueldo si las primeras semanas se desenvolvía correctamente. 

Marcus comenzó a trabajar y realmente estaba igual de extasiado que sorprendido de haber conseguido trabajo. tanto fue así, que ne el momento en que Abi le dijo que el empleo era de él, el hombre no pudo evitar que brotaran las lágrimas de sus ojos.

Abi decidió compartir esta historia con todos sus amigos y conocidos en Facebook y a través de la misma lo único que escribió fue comentarios halagadores a Marcus. El hombre se desempeñaba excelentemente en su trabajo y además siempre estaba listo para hacer tareas extra. Marcus tenía un sentimiento de responsabilidad realmente arraigado y diariamente cumplía con todos sus objetivos al igual que jamás rompía ninguna de las reglas de trabajo.

Cuando el café comenzó a dejar más ganancias, Marcus comenzó a recibir un sueldo mensual. En el momento en que esto sucedió no quiso que Abi le regalase más comida, ahora se la podía comprar él mismo.

Marcus acabó demostrando lo capaz y trabajador que es, al igual que excelente persona, cuando Abi lo vio una vez comprándole el desayuno a una mujer sin hogar. Justo él, que recién estaba recuperando fuerzas del golpe que le había dado la vida. Esta escena realmente conmovió a Abi e indudablemente se convenció más aún de la buena decisión que tomó dándole trabajo a Marcus en su cafetería.

Jamás es tarde para tener un buen gesto con un desconocido, o perdonar a alguien, o darle una segunda oportunidad a alguien. Personas como estas son las que construyen un mundo mas positivo, mas amable y mas integro para todos.