Skip to content

Cuidar de los que nos han cuidado es honrar sus sacrificios y mostrarles gratitud

Todos hemos sido cuidados por alguna persona especial ya sea un familiar o alguien que actuó como tal, alguien nos cambió los pañales, nos dio la mano para empezar a caminar, nos dio de comer, nos cuidó cuando nos enfermamos, nos enseñó a cerca de los valores de la vida y mucho más. Y todo ello lo han hecho sin esperar nada a cambio pero siempre podemos retribuir algo de toda esta dedicación y amor que nos han dado. Y este es un buen momento, ¿no crees? 

Cómo demostrarles agradecimiento a nuestros mejores cuidadores

Cuidar a una persona no es una tarea sencilla nunca pues es una enorme responsabilidad, es un enorme desafío y abre cientos de crisis y conflictos internos y externos. Pero muchos de nosotros aún así decidimos dar vida y cuidarlas porque es algo maravilloso, es algo excepcional y es algo que harás con gran esfuerzo y entusiasmo. Y así como uno lo quiere hacer, alguien lo ha hecho por uno. Y en esta nota hablaremos acerca de ello: nuestros grandes cuidadores. Aquellas personas que nos cuidaron pueden ser nuestros padres, nuestros tíos, nuestros abuelos, nuestros hermanos, algún amigo o conocido que ha ocupado ese rol en nuestra vida y que lo ha dado todo por nosotros. Quienes nos cuidan se enfrentan a grandes momentos inolvidables pues se ocupan de nosotros en cada paso importante que damos para la vida. Quizás estas personas se quedaron muchísimas horas sin dormir viendo si respirábamos, quizás estas personas dejaron sus sueños de lado para criarnos, quizás se esforzaron a lo grande por traernos comida, por darnos un techo y calor en el invierno, por darnos ropa, por darnos un entorno lleno de amor y de posibilidades. Hay un mundo detrás de cada cuidador pues no siempre sabemos todas las cosas que hicieron y las que dejaron de hacer para cuidarnos y criarnos de la mejor manera posible. Muchos de ellos hicieron lo que pudieron y esto es un montón.

Las personas que nos cuidaron lo han hecho por amor, por respeto a nuestra vida, por cariño a nuestras personas y por muchos motivos más, pero definitivamente no lo han hecho esperando nada a cambio. Y esto también los hace grandiosos y únicos. Por eso creemos que en un momento la vida se equilibra, una vez que crecemos, dándonos la posibilidad de devolverles algo de ese amor y dedicación que han tenido con nosotros. Esto sucede cuando nuestros cuidadores empiezan a envejecer, cuando ya no tienen la misma energía, las mismas ganas, el mismo estado físico para hacer ciertas cosas que antes hacían. Y este es un excelente momento para que nos hagamos cargo de ellos, para que nos acerquemos a ellos y le brindemos nuestro cariño y nuestra atención.

Estar siempre a su lado

Estar cerca de ellos en principio es lo mejor que podemos hacer ya sea llamándolos por teléfono, escuchando lo que tienen para decir, aconsejándolos, preocupándonos por ellos, yendo a visitarlos. Pero también ocupándonos de ellos y esto lo podemos hacer ayudándolos con las compras, ayudándolos a cocinar, a limpiar la casa, a comprarles cosas que necesiten, llevándolos a caminar o al parque o al cine. Sea cualquiera de estas cosas u otras el objetivo de cuidar a nuestros cuidadores es haciendo algo útil por ellos y demostrándoles nuestro amor así como ellos en un pasado lo han demostrado con nosotros incontables veces.

Envejecer para algunas personas puede ser algo no tan complejo ni sufrido si es que se acepta con naturalidad y no conlleva conflictos graves de salud pero para otros puede ser algo difícil porque tener que depender de alguien a nadie le gusta, porque estar solo puede ser difícil, porque querer salir y hacer cosas físicas que ya tu cuerpo no quiere es frustrante y por muchos otros motivos más. Pues en estos casos no hay nada más gratificante para ellos que alguien se acerque y los apoye, los ayude, les brinde algo de amor y cariño para que pasen esta etapa de su vida de la mejor manera posible y acompañados fundamentalmente. Dedicarles tu tiempo es honrarlos, es demostrarles que valoras todo aquello que ellos han hecho por ti, es valorar todos aquellos instantes que se esforzaron y dedicaron su vida a la tuya.

Estas personas han hecho grandes cosas por ti y es hermoso que con el tiempo tu puedas hacer grandes cosas por ellos. Recuerda decirles también cuánto las quieres, lo importante que han sido para ti y que quieres estar a su lado, que quieres ser parte de su vida y de acompañarlos en todo aquello que necesiten. Una visita, un llamado, un gesto de amor podría cambiarles el día, podría cambiarles gran parte de su vida. Devolverle algo de todo ese amor a tus cuidadores es darle un ciclo a la vida hermoso en el cual el cariño fluye de manera infinita.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies