Skip to content

Cosas que los perros nos enseñan sobre la vida

Los perros son de los seres más especiales del planeta ¿Por qué te preguntarás? porque son seres sin maldad, sin prejuicios, sin construcciones, sin crueldad, sin pre conceptos sobre nada, sin malas intenciones. Los perros son animales de confianza, de compañía, de apoyo, de supervivencia, de amor y amistad. Tener un perro cerca hace que aprendamos sobre los grandes e importantes valores de la vida. No es solo un animal, solo una mascota, es muchísimo más que eso y lo veremos en este artículo. ¿Estás listo para develar esta hermosa pregunta?

¿Por qué los perros nos enseñan tanto sobre la vida?

Los perros son originalmente los primeros compañeros animales de los humanos puesto que en la antigüedad han generado una alianza para poder cazar y sobrevivir. Así que en primera instancia, allá a lo lejos, en la historia de nuestro vínculo con los perros son nuestros compañeros de supervivencia. Gracias a ellos pudimos comer y sobrevivir así como ellos gracias a nosotros pudieron obtener el mismo resultado. A partir de este estrecho lazo los perros comenzaron a pertenecer a nuestras manadas, a nuestras comunidades, a nuestras tribus, a nuestro colectivo de gente. Este hermoso y salvador vínculo -de ambas partes- mutó tanto a través de los años que hoy podemos decir que llegaron a ser parte de nuestras familias.

Estos grandes animales se manejan por códigos y valores extremos, determinantes e irrompibles. Uno de estos códigos está basado en el territorio y los perros extienden el territorio espacial al físico de las personas. Los perros tienen gran instinto de territorio, esto quiere decir que reconocen y delimitan el espacio que es suyo y también lo hacen con el espacio que es de otros perros. En un principio, solo entre perros, luego entre perros y humanos. Los cánidos comprenden a la perfección cuál es su terreno y cual no, en cuál pueden entrar y en cual mejor no hacerlo. Su instinto es parte de su gran inteligencia y les hace entender todos estos tipos de códigos. A su vez, los perros extienden el concepto de territorio espacial hacia el territorio físico de personas, con esto queremos decir que los perros se apropian bastante de las personas que son de su confianza, que son de su círculo de amistad y amor. Si tu perteneces a su círculo pues el perro te defenderá, te cuidará y no permitirá que nadie te haga daño pues eres de su territorio. Eres de su manada y el perro te lo hará saber y te protegerá siempre. Es un código inquebrantable y muy poderoso. Esto es una gran enseñanza para el humano pues se trata de hermandad, de protección y de confianza.

Los perros tienen otro gran código que se trata de la lealtad. Este principio para ellos es de los más importantes y también lo perciben de manera inquebrantable. Un perro elige a quién serle fiel y lo mantiene hasta el final de su vida. Si tu le das amor y le demuestras que puede confiar en ti, el perro responderá siempre. El perro estará a tu lado, pase lo que pase, tengas abundancia o escasez, puedas darle o no de comer, puedas darle una cama caliente o no. El perro lo único que necesita para su vida es amor y cuidado y si tu le brindas esta gran satisfacción el te devolverá con toda su lealtad y fidelidad y te acompañará por siempre. Esto nos hace aprender a los humanos que la lealtad es un gran valor y que si tu eres leal con los tuyos, pues tendrás a tus perros contigo y a tus amigos contigo.

Una gran enseñanza que nos dan los perros es acerca de la percepción. Los perros son seres super perceptivos, ellos no tienen pre conceptos o ideas sobre los demás animales o personas. Ellos se entregan al momento mismo en el que se encuentran y a sentir. Y así como sienten y perciben a su entorno, se guían por él. Los perros se manejan mucho a través de la energía percibida por los demás, lo hacen de manera genuina y sensata. Y esta es una gran enseñanza para nosotros los humanos porque se trata de no juzgar, de no idealizar, de no proyectar en el otro, simplemente de entregarnos al momento y percibir lo que tenemos en frente, tomarnos el tiempo de sentir y reaccionar según esa percepción natural e instantánea.

Por último y no menos importante los perros nos enseñan a cerca de la importancia del amor. A cerca de que la felicidad se puede obtener con algo tan sencillo como el amor. No importan los lujos ni la abundancia, solo importa tener cariño por el otro, quererse y cuidarse. Gracias a los perros y su paso por nuestras vidas podemos ser mejores personas y más felices. Podemos ver la vida de una forma más sencilla y sustancial.¡Gracias a los perros!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies